¿Cuál es tu herramienta TAO favorita y por qué?

¡Hola a todos!

Abro este hilo para intentar ver qué herramienta TAO os parece la mejor por si alguien aún no ha usado una o no sabe en qué fijarse para elegir una u otra.

Antes de nada, me gustaría comentar que, en realidad, siempre que trabajemos con agencias, la gran mayoría de veces no podremos elegir la herramienta en cuestión, sino que esta la autoimpondrá la agencia porque es con la que trabajan (al menos es mi caso). Por suerte, esto no pasa tanto con clientes directos, aunque tengo un caso en el que el cliente final ha creado una versión específica de OmegaT con sus necesidades para mostrar capturas de pantalla de referencia mientras traduces (lo cual es genial, las cosas como son :wink:).

Dicho esto, cuando soy yo el que puede elegir la herramienta con clientes directos, personalmente soy ultrafán de Memsource. Estas son las razones:

  • Sencillez y simplicidad máxima. SDL Trados Studio y memoQ son dos herramientas muy conocidas y muy potentes. pero quizás abruman un poco al traductor que necesita simplemente traducir en un entorno de traducción por usar memoria de traducción, glosario y otras características tipo propagación de segmentos y concordancias. En mi opinión, la interfaz de Memsource es MUY limpia y no tienes mil funciones que normalmente no necesitas y que te dificultan encontrar lo que necesitas.

  • Todo está en la nube. Esto igual no le gusta a todo el mundo, pero me encanta que todo esté en la nube con copia de seguridad y poder trabajar en cualquier ordenador independientemente del sistema operativo. Esto tiene la gran ventaja de que colaborar entre varias personas es muy eficaz, y así no tienes que estar enviando cosas con paquetes o usar/pagar un servidor. En cuestión de seguridad, yo desde luego me quedo tranquilo leyendo sus condiciones de seguridad y privaciad. He trabajado con Memsource para agencias también, así que no soy el único que lo cree, desde luego.

  • Siempre puedes trabajar sin conexión también. A pesar del punto anterior, siempre te puedes descargar todo lo que quieras para tenerlo tú también en tu equipo. De hecho, en proyectos grandes, el programa de traducción para escritorio me va bastante mejor que el editor online. Lo bueno es que hay versión para Mac, Windows y Linux, así que no te ata el sistema operativo, cosa que no pueden decir otros programas.

  • Es muy rápido. Igual es casualidad o qué sé yo, pero cuando he trabajado con memoQ en servidor o SDL Trados Studio en general, siempre tenía cierta lentitud. En cambio, con Memsource, lo bueno es que todo el proceso de segmentación de archivos y demás se hace online, así que no te bloquea el ordenador con archivos grandes. En cuanto al editor y búsqueda de memorias y demás, al menos yo con la versión de escritorio siempre he trabajado muy rápido, pero con otros programas no iba todo tan bien como pensaba.

  • Es gratis para uso esporádico y su precio es por suscripción. Esto ya depende de tus necesidades, pero en vez de pagar un pastizal para traducir de vez en cuando, puedes usar la versión gratuita que funciona igual que la completa si solo trabajas con uno o dos archivos. Y si necesitas la versión completa y el cliente no te da licencia de traductor (que es posible). puedes pagar para usarlo por meses (el mínimo son 3, ojo). A la larga puede salir más caro, pero ya depende de tus necesidades. Al menos luego no tendrás que volver a pagar por actualizaciones porque siempre tienes la última versión, así que sabiendo que cada 2 años o así SDL Trados Studio y memoQ lanzan nuevas versiones, tampoco está tan mal.

  • Se lleva muy bien con las hojas de cálculo (de Excel) multilingües. memoQ también lo hace, pero SDL Trados Studio, al menos en mi experiencia, no tanto. Si trabajas en localización (y más de videojuegos), es importante trabajar cómodamente con archivos con mil columnas y demás.

Bueno, eso es más o menos por qué me encanta Memsource y por qué es la solución que utilizo siempre que puedo elegir (que no es tantas veces por desgracia). En orden de preferencia, me quedo con Memsource, memoQ y SDL Trados Studio para MIS necesidades; esto ya depende mucho de cada uno y sus circunstancias.

Recordad que en Traduversia tenemos cursos de SDL Trados Studio, memoQ y que, en el curso de Traduce y localiza videojuegos como un profesional, enseño lo fundamental de Memsource.

También podéis echarle un vistazo al curso gratuito de Herramientas para la localización y la traducción audiovisual, así como el curso de Excel para traductores, revisores y gestores de proyectos. :wink:

Y vosotros, ¿qué herramienta TAO os gusta más y por qué? ¡Animaos a comentar! :smiley:

¡Hola a todos!

Gracias, Pablo, por proponer un tema tan interesante y por explicar tan bien aspectos que, para muchos, se hacen bastante complicados.

Efectivamente, por suerte o por desgracia no siempre podemos elegir la herramienta TAO, otro motivo más para que los traductores se esfuercen por desarrollar su competencia informática para que así no les resulte demasiado difícil cambiar de una herramienta a otra. A este respecto, es fundamental asimilar bien qué son y cómo funcionan recursos como las MT o las bases de terminológicas. También es importante conocer los formatos de archivo para no tener problemas a la hora de trabajar con varias herramientas —aunque por suerte las herramientas TAO son cada vez más completas y ya no ocurre como antes, que tenías que usar herramientas separadas para cada cosa—.

Yo no puedo decir que tenga una herramientas favorita, ya que me siento cómodo con varias, aunque reconozco que, de entre las más conocidas, me gusta un poquito más memoQ por tener una interfaz minimalista. De todas formas, el tema de la interfaz es algo relativo porque a día de hoy la mayoría de estas herramientas permiten personalizar el entorno de trabajo para tener a mano solo lo necesario, así que en mi caso es una preferencia bastante personal.

Como sabes, yo también he usado Memsource y coincido con tu visión de la herramienta. En su día, cuando la usé por primera vez, me pareció muy similar a otra herramienta que llevo usando unos meses con un cliente: SmartCat. Tiene también una interfaz muy intuitiva y funciones para trabajar colaborativamente en la nube que me parecen muy prácticas, además de su facilidad de uso (no hay que instalarla en el PC, se trabaja directamente en el navegador). La recomiendo a aquellos que tengan curiosidad por herramientas TAO y no la conozcan, ya que seguro que les sorprenderá.

Un saludo.

1 me gusta

Ese aspecto es fundamental. En efecto, antes lo de los formatos era bastante complejo. Aunque siempre habrá problemas en este sentido, hoy en día por suerte los formatos más típicos (Excel, Word, XML, IDML —de InDesign—) no tienen normalmente problemas con cualquier herramienta TAO así de primeras, aunque siempre hay excepciones.

Esta es cierto que aún no la he probado, la tengo pendiente de revisar. Gracias por la recomendación, Rafa (sé que no es la primera vez que la recomiendas :wink:)

1 me gusta

Muy buenas a todos, un muy buen tema para debatir sin dudas. Creo que si me preguntaban hace unos años, les hubiera dicho que Trados, básicamente porque la vengo utilzando desde la versión 6.5 (si mal no recuerdo), esa que tenías que usar sí o sí con Word y se veía más o menos así:

trados

Recuerdo cuando decidieron dar el salto a Studio e incorporar todo en una sola herramienta, fue un avance muy importante y práctico. Dicho esto, hace unos años tuve la posibilidad de usar MemoQ y realmente me impactó lo simple y dinámica que es su interfaz y la sencillez con la que te permite trabajar aún sin haber tenido una experiencia previa en la herramienta. Esto es algo que a veces Trados no brinda, y se vuelve molesto para el usuario.

La desventaja en ciertos territorios como Sudamérica, en comparación con SDL, es que no hay promociones especiales para “países en vías de desarrollo” por lo que una licencia de MemoQ es mucho más costosa que una de Trados, lo que hace que muchos colegas trabajen con esta última y se masifique mucho más en el ambiente local.

2 me gusta

Madre mía, me estoy haciendo viejo porque recuerdo perfectamente traducir justo como con esa imagen. ¡¡Qué recuerdos!! Menos mal que la tecnología ha avanzado y al menos ya no es tan farragoso traducir documentos de Word. Qué horror era cuando se quedaba bloqueado una frase por los códigos que insertaba Trados en los documentos bilingües…

Exacto, creo que Trados ofrece taaaaantas cosas que a veces asusta a un iniciado en la materia. Por suerte, memoQ, y más aún si cabe Memsource, tienen una interfaz bastante sencilla. Cada herramienta tiene su audiencia, pero con lo fan que soy del minimalismo efectivo (principio de Pareto o regla del 80/20), prefiero una interfaz liviana porque, en mi trabajo diario, es que de hecho usaré alrededor del 20 % del potencial de una herramienta, lo cual creo que me da el 80 % de los resultados o más, je, je.

¡No había caído en eso! ¿Memsource quizá es más asequible también en comparación?

¡Gracias por contribuir al debate, @Gabo!

Qué tiempos aquellos, esa fue la primera versión de Trados que utilicé y lo hice durante la carrera. Recuerdo tener una gran confusión porque no terminaba de comprender cómo se usaba (por un lado, aunque esté feo decirlo, porque la profesora que tuve no nos la explicó con la suficiente claridad; por otro lado, porque no se asemejaba a ninguna herramienta que hubiera usado antes, y eso que ya trabajaba con editores HTML como Dreamweaver…).

Recientemente también tuve que trabajar con una herramienta ya obsoleta, llamada SDL Edit, que formaba parte de SDLX, que en su día era una herramienta distinta a Trados. Al final también acabó incorporándose a la suite de Trados Studio.

sdledit sdlx

Con esta herramienta he traducido cientos de archivos ITD de un cliente que ha tardado la vida en actualizar su software (algo que por otro lado suele ocurrir con bastante frecuencia en las empresas de traducción, que apuran al máximo sus licencias para ahorrar costes…).

No obstante, aunque recuerdo con cariño estas herramientas, agradezco enormemente que hayan evolucionado, porque en su día costaba muchísimo hacerse a ellas.

Un abrazo.

1 me gusta

Dios, ¡el SDLX! Me acuerdo un montón de ese programa, es el que usaba en la agencia donde empecé a trabajar y también en algunos proyectos que hice. Sin duda, fueron los cimientos del actual Trados y de otras herramientas de traducción. A mí personalmente me gustaba mucho y era rapidísimo, al menos teniendo en cuenta los ordenadores de por aquel entonces. Me pongo a pensar y casi que tampoco ha cambiado tanto la tecnología e interfaz de estos programitas… :sweat_smile:

Sí, quizá los cambios son más visuales que otra cosa. Si miramos herramientas gratuitas que no se han actualizado tanto o que no tienen un equipo de desarrollo tan grande detrás, como OmegaT, vemos que la evolución no ha sido tan grande en apariencia. Pero no por eso funcionan peor, todo lo contrario. Es más, incluso hay empresas que se basan en herramientas gratuitas como OmegaT para desarrollar sus propias apps de traducción.

1 me gusta

¡Cierto! Yo he usado OmegaT varias veces para con fines profesionales y me ha ido bien. Demasiado sencillo para mi gusto, pero va bien. Con una interfaz más parecida a las herramientas profesionales creo que ganaría bastantes puntos, aunque también es una forma de diferenciarse, supongo. Al menos la funcionalidad, que es lo importante, es buena. :slight_smile:

1 me gusta

¡Hola a todos!

Yo soy de los que prefieren memoQ (y no lo digo porque soy el profesor del curso memoQ para traductores, revisores y gestores de proyectos, eh :sweat_smile:).

La verdad es que no he probado Memsource, pero se ve muy bien. Sin embargo, sí uso Trados Studio casi a diario, y eso hace que memoQ me guste cada vez más: es más amigable y rápido, ofrece una mejor gestión terminológica (todo dentro del mismo programa), creería que es igual de completo, tiene muy buen equipo de asistencia técnica y no me suele arrojar esos errores extraños que me acechan cuando abro Trados.

Otro punto positivo para el equipo de memoQ, en mi opinión, es que realmente escuchan a sus usuarios e intentan implementar las funciones que les sugieren. Por ejemplo, hace ya bastante tiempo, crearon la herramienta de previsualización de video, que permite traducir subtítulos SRT en el entorno de memoQ sin perder de vista la imagen, la limitación de caracteres por línea y la velocidad de lectura.

De todas formas, me parece que todas las herramientas son cada vez más parecidas, y muchas veces nuestra favorita es la primera que aprendimos a usar por el simple hecho de que nos acostumbramos a trabajar con ella. Igualmente, recomiendo probar varias y no quedarse con la experiencia de una sola.

¡Saludos y hasta pronto!

Santi

2 me gusta

En mi empresa siempre hemos usado Memsource y nos quejamos bastante de él, quizás porque al usarlo tanto ya nos sabemos todos sus puntos flacos, como los números, que no se le dan nada bien. Nosotros traducimos juegos y cuando tenemos varios segmentos en los que solo cambia el número, en teoría Memsource debería ser capaz de cambiar el número automáticamente en el target, pero a veces lo hace y a veces no. Y cuando tienes 300 segmentos en plan Floor 1 a Floor 300, esto da bastante por saco (sí, a veces nos encontramos con 300 segmentos en los que la única diferencia es el número porque parece que hay desarrolladores que no se han enterado de la existencia de las variables, ja ja ja).

Hace unos días he usado memoQ por primera vez para un proyecto y, madre de Dios, hay tropecientos botones y funciones. En cambio no he sido capaz de encontrar un par de funciones que Memsource sí tiene y que son muy útiles, como pasar directamente al siguiente segmento sin traducir tras confirmar una traducción o insertar las etiquetas una por una. Si me pasan más proyectos para memoQ tendré que apuntarme a tu curso, @SantiagodeMiguel :sweat_smile:

2 me gusta

Ja, sí, eso sucede cuando pasás de una herramienta TAO a otra: querés usar tus funciones favoritas de la primera, pero no lográs encontrarlas, y es verdad que memoQ tiene muchos botones y funciones (como Trados Studio).

Lo bueno es que son programas superconfigurables, así que podés personalizar todo, desde la interfaz hasta los atajos del teclado.

Cuando tengas un nuevo proyecto en memoQ y te aparezca una etiqueta, te recomiendo tocar la tecla Control una vez, y también probá la combinación de teclas Control+Shift (Mayúsculas)+G para ver qué pasa. :stuck_out_tongue_closed_eyes:

2 me gusta

¡¡Me lo apunto!! Si hubiera tenido más tiempo para trastear supongo que habría acabado encontrando atajos y funciones útiles… pero el encargo era, como suele pasar, para “antes de ayer” :sweat_smile:

1 me gusta

Dios, ese es mi temor siempre con Trados, en serio. Ya he sufrido varias veces un poco de pánico con esas cosas y no me da suficiente confianza para proyectos grandes.

No podría estar más de acuerdo. Al menos ahora, cuando aprendes sobre una herramienta, es relativamente fácil cambiar a otra. :slight_smile:

Veo que cada vez los clientes de videojuegos usan más Memsource cuando antes era precisamente memoQ. Tiene que haber un porqué ahí detrás.

¡¡Es cierto!! A mí me pasa lo mismo. No tengo ni idea de por qué no han arreglado eso todavía, igual no es prioritario, vete tú a saber. Pero reconozco que ahí Trados se comporta mucho mejor.

Igual si trabajas en plantilla es un poco rollo, pero siendo autónomo eso es una maravilla. :grin: Ojo, en mi opinión, mientras no sean casos tan bestias como los que dices, creo que es muy buena práctica no usar variables. Así te quitas de problemas en según qué mensajes, y precisamente gracias a usar herramientas TAO te aseguras la coherencia. Yo lo agradecí mucho en el último proyecto en el que trabajé, la verdad. :slight_smile: Y no me refiero a la cuestión económica (bueno, un poquito). :money_mouth_face:

Más que eso, es que Memsource es bastante liviano en mi opinión. A mí personalmente me encanta eso porque soy minimalista, pero vamos, que comparto lo que dices. Quizás no me asusto tanto porque ya vengo de Trados, pero estoy de acuerdo en que tendrían que estudiar un poquito más de UX en las herramientas TAO y no hacerlas tan complejas. Claro, que lo mismo piensan que la gente prefiere pagar cuando ve que tiene acceso a un montón de botones… aunque luego no usen la mitad. :rofl: Esto es un poco broma, eh, @SantiagodeMiguel. :wink:

Ya, si me encontrara con esa situación como autónoma, probablemente me importaría menos :yum: Pero, ahora mismo, yo estoy totalmente a favor de las variables que sean para números, sobre todo en descripciones de habilidades y cosas así. Es que hubo un juego en el que los desarrolladores retocaban cada poco tiempo los porcentajes y números de cada habilidad y teníamos que estar volviendo a revisar 200 descripciones bastante largas cada pocas semanas. Acabamos hasta el moño y nos las sabíamos ya de memoria :rofl: (y Memsource siempre liaba alguna gorda también con la pretraducción :unamused:)

1 me gusta

Sí, para números desde luego usaría variables, porque salvo en el caso de 1, que no tiene por qué ser siempre un problema, realmente no pasa nada con el resto, al menos en español. Pero cuando ya metes nombres y cosas así, se pude complicar, sobre todo con “a” y “al”. Eso me pasó en el último juego y por suerte no usar variables me quitó un quebradero de cabeza. :sweat_smile: