Trabajos fan como experiencia

¡Hola otra vez a todos!

La traducción audiovisual y en la localización de videojuegos son dos campos en los que los trabajos fan son bastante relevantes: los fansubs son una escena importante y muchos videojuegos que no tienen traducción oficial son traducidos por fans (sobre todo los que se han quedado en Japón). Se me ha ocurrido que no sé cómo se pueden tratar con respecto a experiencia, búsqueda de trabajo, etc.

Por un lado, puede que sean lo más parecido que hay a lo que el trabajo conlleva; al fin y al cabo, son traducciones creadas para ser usadas por el público y con el objetivo de que los jugadores/espectadores no noten diferencias con una traducción oficial.

Pero, por el otro, está claro que no acaban de ser el producto real. Sobre todo se nota muchas veces que están realizadas por gente amateur, es muy común que no haya una revisión, por lo que cualquier fallo es responsabilidad del traductor (aunque eso de que no se haga una revisión también se puede dar en las oficiales, por triste que sea) y es un terreno muy farragoso en temas de copyright por razones evidentes.

¿Vosotros tenéis alguna experiencia en esto? ¿Habéis hecho alguna vez una traducción fan?

2 me gusta

¡Hola, Marcos!

Este tema es la mar de interesante, y estoy seguro de que a @Carontekai también le gustará. :wink:

He intentado encontrar un hilo de Twitter de hace unos meses en el que se hablaba de esto mismo, pero no he conseguido encontrarlo. No obstante, este artículo de Legends of Localization también viene que ni pintado:

https://legendsoflocalization.com/these-fan-translations-became-official-translations/

Bueno, pero opinemos y debatamos un poco, ¿no? Yo mismo fue un ROM hacker y mentiría si no dijera que gracias a eso estudié Traducción e Interpretación, llegué a Nintendo y me dedico a lo que me dedico. Aclaro que todo eso lo hacía completamente por pura afición y desde luego mi trabajo, salvo quizás la traducción del Phantasy Star IV porque ahí ya estaba estudiando la carrera, distaba de reunir los requisitos de una traducción profesional.

Además, por aquella época, era prácticamente impensable que esos juegos que traducía volvieran a poder jugarse en remakes, adaptaciones, etc., así que era algo más por amor al arte que otra cosa. Eso sí, a mí me dio una experiencia valiosísima, y jamás olvidaré el momento en el que hice la prueba de traducción de Nintendo cuando no existía prácticamente nada de formación sobre localización de videojuegos y, después del shock inicial al ver lo que tenía que hacer, me tranquilicé un poco porque dije, “ostras, ¡pero si es lo mismo que cuando traducía videojuegos en plan aficionado!”. Así pues, reconocía el estilo que había que dar y también podía interpretar las etiquetas y variables que había.

Yo en mis principios ponía que había traducido todos esos juegos en mi CV y, aunque no lo puedo saber a ciencia cierta, creo que es lo que me abrió puertas. A día de hoy no los pondría porque por suerte tengo ya otras cosas mucho más relevantes y recientes, pero hasta que no tuve esa experiencia, sí que lo ponía.

Los tiempos han cambiado y estoy bastante convencido de que habrá empresas que mirarán esas cosas con muy malos ojos, pero también habrá otras que sabrán reconocer el talento. No obstante, por las dudas intentaría contribuir a juegos que estén en el mercado de manera oficial (como juegos indies o de código abierto) en la medida de lo posible.

A nivel de formación, me parece genial practicar, y de hecho, en el curso avanzado de localización que tengo en Traduversia (perdón por el spam :hugs:), lo que hago es proponer trabajar con 10 juegos diferentes de todo tipo para, además, tener algo que poner en tu portafolio de algún modo.

Así que vaya, mientras el objetivo sea aprender y ya de paso ofrecer algo útil a los jugadores, y no que una empresa se aproveche de tu trabajo, no lo veo mal. Es cierto que normalmente todo este proceso es ilegal, las cosas como son, pero mientras sea algo de no mucho alcance, opino que no se está haciendo ningún daño a nadie, o incluso lo contrario, porque en el caso de los fansubs de anime (también colaboré con uno en su momento), algunas veces se le da tanta popularidad a series que las distribuidoras deciden comprar los derechos de emisión (en ese caso, los fansubs deberían detener la distribución).

¿Qué opináis los demás? ¿Cómo lo veis?

P. D.: Aquí os dejo la página donde publicaba mis traducciones de aficionado. Genial el nombre, ¿eh? :grin:

https://sayans.romhackhispano.org/old/

1 me gusta

Buenos días a todos,

Me encanta que @pmstrad ya me vaya conociendo profesionalmente solo con un par de mensajes y sepa que este post me atraería, jejeje. Por eso pienso que compartir opiniones y vivencias siempre ayuda, al final acabas siendo recordado en los posts que más te gustan y donde más aprendes.

Bueno, comentemos al respecto. Creo que yo empezaré diciendo, desde mi poquitísima experiencia, que considero que los trabajos fan sí que son experiencia (y mucha) en el mundo de la traducción.

Intentaré aportar algo más de cuerpo a esto. Creo que, a pesar de la experiencia profesional que los traductores de verdad pueden empezar a conocer en las carreras asociadas, muchas cosas seguro que se les escapan cuando se enfrentan a su primer trabajo. Que te expliquen cosas no es lo mismo que saber aplicarlas tú mismo en la vida real. Yo mismo como químico me cuesta aplicar todo lo que sé y entender todo lo que veo, a pesar de recordar que alguna vez me lo explicaron. Por eso, la experiencia fan creo que es una buena forma de empezar. Te mete en el mundo de las traducciones con algo que te gusta, que te entretiene, te motiva. ¿Me pides que te traduzca cosas de un “shooter”? Me costará horrores, porque no recuerdo haber jugado nunca a uno de forma asidua. ¿Me pides que traduzca algo de un juego de estrategia? Mucho mejor, jugué a Starcraft y a Command and Conquer cuando era más joven. Me sé el vocabulario que hay que usar, y se qué palabras, aunque estén bien según el diccionario, son muy “arcaicas” o serán poco apreciadas en determinados contextos. Y estas cosas se consiguen empezando con trabajos que se parecen más a lo que hace un fan que a lo que hace un profesional. Y aprendes más rápido y disfrutando. Ojo: no digo que un buen traductor no pueda coger un juego, aprenderse su base de vocabulario y hacer un trabajo excepcional. Estoy seguro de que puede. Pero me apuesto un paquete de Doritos a que costará más que si conoces el universo en que te mueves.

Y desde ese disfrute, surge tu propia seguridad como traductor, que se manifiesta a ojos de posibles empresas que te contraten en un futuro. ¿Que quizás no lo vean con tan buenos ojos porque piensen que no has hecho nada para nadie importante? Bueno, toda experiencia debería valorarse siempre. No creo que haya experiencia de mayor calidad o de menor calidad, la experiencia es experiencia.

Obviamente, existe el problema de que no acaban de ser un producto real y eso trae problemas. Por ejemplo, “Felflame Blade” es el nombre de un arma de Hypixel (Minecraft), que ha tenido miles de traducciones sugeridas en el proyecto por miles de aficionados al juego. Cada uno ha buscado lo que ha querido (más “epicidad” o una mejor adaptación a la linea original, mantener la palabra inglesa o incluso reinventarla). Actualmente, la traducción que parece que se va a implementar es “Lengua Infernal”, porque incluye la parte de “llama”, la visualización de una “lengua” como algo alargado y que podría ser afilado como una espada, y el conjunto parece malvado (“fel”), usar una lengua como espada parece una cosa de mente retorcida. Pero esto se le ha ocurrido a uno de los usuarios, y podría no volver a pasar por la mente de nadie. ¿Conclusión? Es difícil conjuntar los deseos de miles y millones de fans en una traducción, lo que lo vuelve un verdadero caos. Al final, son los revisores los que eligen, pero los revisores agradecemos que se hayan sugerido mil cosas porque sabemos de dónde tomar inspiración cuando, a lo mejor, no tenemos nada.

A tu pregunta, @Marcoscb, sí que he hecho traducciones fans, porque de hecho así empecé en todo esto (y sigo siendo fan, realmente, sigo sin gozar del status de “traductor” real). Y con todas las dificultades que te encuentras por el camino, siempre hay una manera de avanzar. Proponer ideas es gratis, y cuanto más original seas mejores las oportunidades de que alguien las use. A mi no me costó nada, y me ha llevado a bastante.

Lo de ponerlo en el CV creo que lo hablamos en otro post, @pmstrad, de ahí que seguro que me hayas citado, jejeje. Yo, en mi estado de “traductor en pañales”, sigo añadiendo toda la “porqueria” de traducciones como fan. Como bien has dicho, me ha abierto puertas y espero que lo siga haciendo hasta que consiga que alguna compañía con más nombre quiera contar con mis servicios.

Lo de tu curso avanzado me tienta desde que terminé tu curso básico, pero ahora mismo no tengo trabajo estable y necesito ponerme de nuevo en el mercado para invertir en ese curso. Pero estoy seguro de que en él fomentas lo que comentas de practicar, y yo sigo pensando que sí, que vale la pena practicar a cualquier nivel.

Y por supuesto, solo hay una cosa que me pone de los nervios en estos casos, y que ya habéis mencionado: no se valora el aporte del fan como se debería. Es bastante increíble que un fan traduzca más del 70% del texto de cualquier cosa a otro idioma, y la compañía no se digne nunca a reconocer su trabajo de ninguna forma, todo por lo que podría resumirse como: “nadie te obligó a hacerlo.” Yo de esas tengo miles en mi CV y espero poderlas ir quitando poco a poco, porque no me siento orgulloso. Sí del trabajo que hice, pero no del tratamiento que recibí. Es lo único que creo que en el trabajo fan es verdaderamente deleznable. Pero bueno, poco podemos hacer si nos metemos en ello. En cierto modo, es verdad que “nadie nos ha obligado a hacerlo, salvo nosotros mismos y nuestras ganas de aprender y contribuir.”

Saludos, chicos, y gracias por vuestra experiencia única en el mundillo.

P.D: Qué grande tu página, Pablo. Qué buenos trabajos presentabas ahí, de eso no hay duda. Se notaba que aportabas lo que un verdadero fan aportaría a su juego favorito. Un gran paso para lo que se convirtió en tu futura ocupación.

Si ya te decía yo que, sin duda, no estás pasando desapercibido… :wink:

Dios mío, acabas de resumir en una frase muy clara por qué para traducir bien hay que traducir mucho (a ser posible con algún tipo de guía). La teoría ayuda hasta cierto punto, y está muy bien aprender todo tipo de estrategias de traducción, saber vocabulario, etc. Pero es que no hay nada como enfrentarte a tu primer encargo de traducción, o a tu segundo, o a tu tercero, o a tu número 100, y sentir que estás como el primer día. Que sabes de qué va todo, sí, pero que sientes cierta inseguridad. Por eso, por muchos cursos que hagas y libros que leas, no hay nada como la experiencia profesional. Dicho lo cual, y para no tirar tampoco piedras sobre mi propio tejado, intento que mis cursos sean lo más prácticos posible precisamente por eso. :grin: Al igual que @raflosa, por supuesto. :wink:

Quizás esto se sale del tema un poco, pero has tocado algo importante, y es que, dentro de una especialidad, hay varias subespecialidades. Hay que aprender de todo y está claro que tampoco es que siempre podamos elegir, pero sin duda, lo ideal sería trabajar en géneros sobre los que tengas cierta idea para no tener que documentarte en exceso incluso si es tu especialidad.

Totalmente de acuerdo, y prueba de ello es que incluso existen diferentes versiones de traducciones hechas por fans de un mismo juego porque tienen visiones diferentes. Recuerdo que un caso sonado en su momento fue una traducción del Final Fantasy VI de la Super Nintendo de un tal “Sky Render”, cuyo objetivo era ser lo más fiel al japonés posible. Sin embargo, con el tiempo se demostró que en realidad era tan literal que no tenía ni pizca de gracia y hasta contenía errores. Luego, posteriormente, otros grupos han intentado retraducir el juego para combinar naturalidad y fidelidad, y lo mejor es que el propio juego, en sus diferentes remakes, también ha tenido diferentes retraducciones, así que no veas…

¡Y bien que haces, @Carontekai! Se trata de dar con la gente que aprecie eso. :wink:

Es una verdadera lástima que hayan tratado tan mal, @Carontekai. :frowning: Espero que al final el karma te recompense. :wink:

Me alegro de que te haya gustado, je, je. Dios mío, la empezaría cuando tenía 12-13 años y la dejé con 23 o así, ja, ja. Anda que no aprendí cosas y conocí a gente, madre de mi vida. :sweat_smile:

Me he puesto a releer algunas cosas, así que voy a hacer de abuelo Cebolleta poniendo algunas cosas míticas que he encontrado en mi propia página… :rofl:

  1. Un disquete (muchos millenials no sabrán ni qué es eso, ja, ja) con los parches del mítico Secret of Mana

somant

  1. Lo difícil que era traducir cosas mediante ingeniería inversa/hacking y no con un Excel… (ojo, para la traducción final me ayudaron).

ff4leyenda ff4leyendanueva

  1. Lo infernal que era traducir menús no preparados para su localización, y cómo para “encender” letras tuve que aprender código ensamblador del procesador de la Super Nintendo para saber qué código tenía que tocar… Aunque ya podía haber aprendido ya de paso que era mejor “Guardar” que “Salvar”, aunque por aquel entonces lo cierto es que se usaba mucho el calco, je, je. Aunque juraría que lo cambié en una versión posterior, ya no me acuerdo.

ff4menu menunivel ff4_2

  1. El primer (J)RPG al que jugué cuando era un niño y no tenía ni idea de inglés…
    el Phantasy Star II :sweat_smile:

ps2

1 me gusta