¿Cuál es el rol del traductor en la localización? y ¿qué tan importante es estudiar una especialidad en traducción para localizar juegos de video?

Hola a todos:

Me encuentro trabajando en mi tesis para concluir mis estudios como traductor e intérprete. Mi interés por los juegos de video y mi constante lucha entre los juegos en su idioma original y los ya localizados me arrastró a este tema. Sin embargo, me he encontrado con más preguntas que respuestas. Me preguntaba si podrían ayudarme con sus experiencias respecto a las siguientes preguntas. De antemano gracias.

¿Cuál es el rol del traductor especialista en el proceso de la localización de videojuegos?

¿Qué tan importante es prepararse como traductor para laborar en esta área?

También me ayudaría mucho si me proporcionan algunos títulos de libros relacionados para citar.

Muchas gracias compañeros.

Hola, Mario:

Para empezar, te recomiendo:

  1. Game Localization (Translating for the global digital entertainment industry), del 2013
  2. Translation and Localisation in Video Games Making Entertainment Software Global, del 2014

Algo más recientes, y en español, tienes:

  1. Localización de videojuegos, del 2017
  2. Videojuegos y [para]traducción: aproximación a la práctica localizadora, del 2018

Sin duda empezaría por “Game Localization”, del 2013. En mi opinión, hasta la fecha, es la obra en la que se hace una reflexión más profunda y transversal de la disciplina en su conjunto, teniendo en cuenta variables como la potencia del mercado japonés a nivel global y del impacto que esto tiene en la localización.
Además, está escrito por dos autoras con perfiles muy diferentes: una es académica y la otra fue traductora en plantilla, lo que hace que el libro sea redondo, ya que aporta tanto la experiencia profesional, además en una empresa japonesa de la talla de Square Enix, como la reflexión académica.

En cuanto a la formación o la preparación, esta cuestión se trata en mayor o menor medida en todas estas obras.

2 me gusta

Elizabeth te ha enlazado unos libros muy interesantes, yo hice mi TFM sobre esto y los leí.

¿El rol? Traducir, pero sobre todo localizar. Siempre se dice que puedes ser más jugador que traductor por el tema de saberse la terminología específica de ciertos videojuegos. Que sepas qué es maná, experiencia, que los hechizos se lanzan, que el daño se inflige, etc. Creo que a la hora de traducir siempre hay que tener un mínimo de conocimiento de la profesión de la que pretendes trabajar, porque no es solo escribir y ya. Hay que tener buena redacción, hay que saber las técnicas, qué le viene bien al texto y qué no, y eso viene o con experiencia o con un mínimo de interés. Pero, sobre todo, hay que saber las lenguas de las que pretendes trabajar. Hay gente que viene de otros estudios de ciencias y se dedican a la traducción porque es su pasión, pero es una profesión en la que siempre has de seguir formándote.
Sobre la especialización: tú no te vas a encontrar con un videojuego en el que te lo den todo. Muchas veces se traduce un juego mientras aún se está desarrollando, por lo que el contexto es nulo. Como norma general, el contexto es nulo. Muy pocos desarrolladores tienen en mente la localización del videojuego mientras se está desarrollando y por ahí luego vienen los problemas de caracteres y esas cosas.
También tienes que saber un poco de programación, no tener estudios superiores, pero sí saber qué forma parte del código y qué no, porque como borres un «>», un «$» o un «#», te puedes cargar el código. Yo no pasé una prueba porque, entre otros errores, no super ver bien que había una parte del código suelto, sin ningún tipo de símbolo que me hiciera sospechar que lo era y lo eliminé. Craso error.

2 me gusta

¡Qué buenas respuestas, @Elizabeth y @Marlesme!

Sobre el punto de la especialización, yo añadiría lo que yo llamo “la intuición del traductor especializado en videojuegos”. Está muy relacionado con lo que ha dicho @Marlesme:

Esa intuición de haber jugado a diversos videojuegos te permite imaginarte la escena que estás traduciendo, lo cual es vital para poder traducir con más oralidad un diálogo y saber de qué va todo en la medida de lo posible. Yo cuando traduzco videojuegos intento hacer un esfuerzo por sentirme en el propio juego, y supongo que no es soy ni mucho menos el único que hace eso. :slight_smile:

Por ese motivo, creo que es importante ser un traductor que conoce bien el mundo de los videojuegos, pero tampoco hay que ser alguien que juega todo el rato. Los juegos no han cambiado tanto como se cree a nivel de mecánica. Yo hoy en día juego solo lo que permite el tiempo libre de vez en cuando, pero no por ello siento que esté “perdido” al traducir, pues el bagaje acumulado de los juegos a los que jugué de niño/adolescente sigue pensando bastante.

¡Hola a todos! Un tema muy interesante y que me toca bastante de cerca… porque al empezar a trabajar en mi empresa actual me sentía un poco como una estafadora. Me explico. Yo me había licenciado en traducción pero, por cosas del destino, los dos trabajos que tuve tras acabar la universidad no eran de traductora, aunque a veces tenía que hacer traducciones o interpretar. Entré en mi actual empresa tras responder a una oferta en la que buscaban traductor de inglés-español para una empresa que publica juegos para móvil. En este tipo de puestos, al menos en China, donde yo vivo, se suele pedir que el candidato sea gamer, y no tanto que sea traductor. Todos mis compañeros/as eran muy aficionados y hasta organizaban competiciones entre ellos. Yo he jugado a videojuegos, claro que sí, pero nunca había sido mi hobby principal. Así que cuando teníamos reuniones para dar ideas sobre proyectos futuros, yo estaba allí en plan… lalalalaaaa… yo no sé nada… yo no entiendo de juegos.

¿Por qué cuento todo este rollo? Porque al poco tiempo, viendo algunas cosas en la oficina, me di cuenta de una cosa: ser un gamer de pro no asegura que vayas a traducir bien. Sí, está muy bien saberse la terminología como dice @Marlesme, pero si no se sabe redactar bien y se traduce la descripción de una habilidad de forma tan embrollada que no hay quien la entienda… de poco sirve. Mi opinión personal es que es más fácil buscar y encontrar la terminología correcta si no se sabe, que no aprender a traducir si no se sabe.

Obviamente lo ideal es que el traductor/localizador sea también jugador, pero cuando esto no es posible, yo creo que es preferible un traductor que no sea jugador y no un jugador que no sea traductor. Ahí dejo la polémica y ahora me podéis apedrear, ja, ja, ja :crazy_face:

2 me gusta

¡Polémica creo que ninguna, @Marta!

Creo que tienes muchísima razón. Sí, ser jugadora te puede facilitar las cosas en cuanto al poco contexto que pueda haber con los archivos puesto que, más o menos, puedes saber a qué se refiere; pero si no sabes redactar, traducir o «venderlo» es muy difícil. Y como bien dices, aprender a jugar es fácil; aprender a traducir ya no tanto.

En este asunto, creo que el ser jugador o no es un valor añadido que valoran más los estudios pequeños que las empresas de localización con sistemas de evaluación de proveedores. Aunque esto puede tener su lado negativo, ya que algunas empresas independientes se aprovechan de este asunto para ahorrarse el dinero y no pagar la traducción.

Por suerte, el ámbito de la localización de videojuegos está cada vez más profesionalizado y ya puedes ser el mayor jugón del mundo, que si no sabes escribir/traducir bien, no vas a poder pasar las pruebas de traducción de la mayoría de empresas de localización. Aunque para traducir videojuegos, en mi opinión, lo esencial es tener ciertas habilidades técnicas y creativas: saber enfrentarte a limitaciones de espacio sin abusar, salvo último recurso, de abreviaturas, saber lidiar con variables/etiquetas y otro tipo de elementos no lingüísticos, etc.

Recuerdo no sé qué proyecto de crowdsourcing de localización de un videojuego en el que los fans habían puesto lindezas como “I beg your pardon” traducido como “Ruego tu perdón”.

Si hablamos de ofrecer una traducción que tenga que cumplir cierta calidad (juegos AAA, por ejemplo, o con elevado presupuesto), si hay que elegir entre alguien poco/nada jugón, pero con cierta experiencia traduciendo otras cosas más o menos creativas e interés en el medio y un jugón/fan que jamás ha redactado nada profesionalmente, es más rentable/factible que la persona con experiencia en traducción pueda ofrecer una traducción que, con las debidas instrucciones/supervisión, pueda pasar el corte.

A un jugón también se le puede explicar cómo funcionan las variables/etiquetas y la restricción de caracteres, pero si traduce como los del “I beg your pardon”, corregir su texto sería muy costoso.

Al fin y al cabo, los traductores están más acostumbrados a manejar terminología y documentarse.

Aunque todo depende de lo que el cliente valore. Esta semana estaba leyendo este artículo Estudio estadístico de las decisiones de localización que toman las compañías de videojuegos en el que con datos empíricos (dentro de ciertas limitaciones, claro) se desmontan bajo la forma de tendencias algunos de los mitos que llevamos escuchando desde hace mucho en la localización de videojuegos como que los traductores traducen siempre sin contexto o que los clientes eligen al más barato.

Una de las cosas que más me llama la atención del estudio es que las empresas encuestadas (desarrolladores de Steam) lo que más valoran del traductor no el precio, sino la confianza en su trabajo. Algo que también se refleja en el hecho de que recurran más a agencias que a traductores directamente. Y tampoco parece importarles mucho el tema de la creatividad o la transcreación (término que no conocen la mayoría).

En este contexto, el debate de ser jugón o no es un poco inútil. La pregunta sería “¿Cómo podemos transmitir confianza a las compañías para que nos contraten?”. Y ahí entra el perfil o la experiencia de cada uno. Usar el bagaje como jugón o la formación linguística para venderse y distinguirse de la competencia es totalmente lícito, ¿pero es suficiente para que nos elijan frente a otros con las mismas cualidades? :slight_smile: